El tratamiento de hiperhidrosis mejora la calidad de vida de los pacientes y tiene una duración mínima de seis meses.
El exceso de sudor puede convertirse en un grave para la persona que lo padece, puesto que puede condicionar las relaciones personales y las actividades sociales, afectando así a la calidad de vida. Hoy en día, sin embargo, la sudoración excesiva que padecen los pacientes con hiperhidrosis axilar puede tratarse con toxina botulínica.

El tratamiento de hiperhidrosis con toxina botulínica tipo A mejora la calidad de vida de los pacientes, gracias a su efectividad, a resultados con una duración mínima de 6 meses y a que se trata de un procedimiento mínimamente invasivo e indoloro y que no requiere período de recuperación.
La Toxina Botulínica tipo A ofrece numerosas ventajas en el tratamiento de la hiperhidrosis en axilas. Entre ellas figuran la citada efectividad –la Toxina Botulínica es eficaz en un 90% de los casos- siendo un tratamiento mínimamente invasivo, que no requiere hospitalización ni anestesia, que es indoloro y para el cual no es necesario ni una baja laboral ni un período de recuperación.

Los resultados, además, son visibles a partir del tercer día de aplicación, por lo que el tratamiento de hiperhidrosis con toxina es efectivo, rápido y seguro.
La toxina botulínica en el tratamiento de la hiperhidrosis axilar actúa bloqueando los receptores de acetilcolina, inhibiendo así el estímulo simpático que produce la secreción de las glándulas sudoríparas.

El tratamiento de la hiperhidrosis con Toxina Botulínica tipo A se realiza mediante la infiltración de esta sustancia con agujas muy finas y el procedimiento tiene una duración aproximada de 30 minutos y el paciente puede reanudar sus actividades cotidianas de inmediato.
Sobre los resultados, cabe destacar cómo los beneficios comienzan a ser perceptibles a partir del tercer día del tratamiento y se estabilizan transcurrida una semana. En un 90% de los casos, el paciente suda en menor cantidad o incluso no suda además, a los 10 días se realiza la revisión y si sigue sudando en alguna zona esta se retoca sin ningún costo adicional.

La duración del efecto es de un mínimo de 6 meses, aunque puede variar en función de factores como la actividad muscular del paciente y la dosis aplicada de Toxina Botulínica.

La mayoría de nuestros pacientes que apuestan por esta opción una vez terminada la duración del tratamiento repiten , porque la calidad de vida no es la misma antes de éste y después.

Ven a nuestro centro y te proporcionaremos información personalizada sobre dicho tratamiento sin ningún compromiso.