La excesiva sudoración de las manos es un problema que afecta muy seriamente a las personas que lo padecen. A día de hoy existen ya tratamientos efectivos para reducir la hipersudoración. La sensación de manos frías y sudorosas se puede tratar de forma muy efectiva a través de toxina butolínica. El uso de la toxina botulínica en la hiperhidrosis palmar permite bloquear temporalmente los nervios que hiperestimulan las glándulas del sudor. El tratamiento de la hiperhidrosis en manos es un tratamiento que requiere repeticiones cada 6 meses aproximadamente. Hay que tener en cuenta que aunque en la aplicación puede aparecer cierto dolor, cabe la posiblidad de aplicar anestesia local al realizar las punciones con la aguja.

Según varios estudios, las personas que sufren de hiperhidrosis palmar también tienen muchas probabilidades de padecer hiperhidrosis plantar. El tratamiento de la excesiva sudoración en las plantas de los pies se realiza siempre bajo anestesia local, ya que resulta molesto. Otra zona del cuerpo con problemas de excesiva sudoración suelen ser también debajo de los pechos. El tratamiento en los surcos o zona submamaria no es molesta, es suficiente con anestesia tópica, en crema.

Para finalizar os recordamos que podéis encontrar toda la información respecto a la sudoración axilar en este artículo de nuestra Doctora Renée Mora http://www.medisan.es/toxina-botulinica-hiperhidrosis-axilar/